¡BIENVENIDO!

Bienvenido a mi árbol. Deseo que te sientas a gusto en cada una de estas ramas y disfrutes leyendo como yo al escribir. Aquí encontrarás relatos, poemas, experiencias diversas y frases favoritas de Catalina Buher, mi "alter ego" humano. Eres libre de opinar, comentar, sugerir o criticar, siempre que lo hagas con respeto.


Registrado en Safe Creative
Safe Creative #1110110035355
42ff3a79-771d-38ee-89b1-8f9961693c54

Escoge tu lengua

martes, 11 de diciembre de 2012

Mi experiencia con el Camino



Haciéndome eco de los consejos del ACIR Compostelle, la Asociación de Cooperación Interregional de los Caminos de Santiago, quise llevar como compañero de viaje su cuaderno descriptivo de la vía de Arlés, una versión reducida de otras guías que siempre son voluminosas y pesadas. El gramaje es importante cuando se trata de llevar el peso cargado a la espalda.

El día de la primera etapa Toulouse - Léguevin se levantó gris y amenazante de lluvia, lo que no impidió que iniciara el Camino con ilusión y muchas ganas. La salida de Toulouse fue sencilla, se trataba de ir siempre en linea recta, los problemas comenzaron para cruzar Colomiers, población adyacente a la gran urbe.
Me equivoqué varias veces; aunque no me hizo falta abordar a nadie, mi aspecto debía inspirar la compasión suficiente para que la gente se acercara a ofrecerme su ayuda. Dos horas mas tarde, con las indicaciones de un señor muy amable conseguí orientarme y tomar el camino correcto. De vez en cuando salia a mi encuentro el emblema europeo que imita la vieira del peregrino y todo fue rodado, curiosa expresión cuando el recorrido se hace andando.

Léguivin me recibió en plena siesta, con los comercios cerrados y nadie por las calles. El hospitalero con el que hablé antes de salir de casa me dijo que el albergue de Saint Jaques permanece abierto las 24 horas y que si no encontraba a nadie, me instalara con total libertad, que él vendría sobre las seis y media de la tarde. Eso hice, dejé mis botas en el mueble preparado para tal menester y elegí una de las ocho camas. Tomé una ducha, me preparé unos espaguetis que encontré en la cocina y me disponía a estudiar el recorrido de la segunda etapa cuando llegaron los siguientes peregrinos, Charlotte y Pierre, una pareja muy joven que venía desde París.

El hospitalero entró como una aparición en plenas presentaciones, elevando su voz sobre las nuestras cabezas —Bien, pues ya estamos todos, vamos a sentarnos y hablemos de la etapa de mañana— Tomamos asiento y lo primero que nos dijo fue que no aconsejaba seguir la ruta marcada en mi cuaderno porque mucha gente se había perdido. Ese era mi único manual de orientación , así que el comentario me cayó como una jarra de agua helada. Pierre me miró con gesto de no cunda el pánico y sacó de su mochila una de sus guías. Era un modelo grande en la que venían mapas de la zona muy detallados y fotografías del recorrido. El hospitalero marcó unas lineas en los puntos conflictivos y antes de marcharse nos recordó la regla básica que todo peregrino debe respetar: dejar el lugar en las mismas condiciones que lo encuentra.

El sol descendía al mismo tiempo que el cansancio se instalaba en nuestros huesos y tras compartir una ensalada de patatas con atún y unas manzanas, a las ocho estábamos los tres en la cama. Antes de apagar las luces y puesto que íbamos al mismo sitio, quedamos en recorrer la etapa juntos. Esa noche dormí bien, confiada y con la tranquilidad que dan unos pies sin ampollas. A las seis de la mañana estábamos hartos de estar en la cama, recogimos nuestras cosas, degustamos con placer unas tostadas con mantequilla y miel que Charlotte preparó con esmero y emprendimos la marcha. A pesar de mi buena forma física, era evidente que su ritmo era mas rápido y y enseguida los perdí de vista; aunque pronto los alcancé, me esperaban bajo la sombra de un árbol en el primer cruce de caminos. Así continuamos hasta que en uno cruces sólo encontré un enorme vacío. El pánico me invadió y el dolor sordo en uno de mis tobillos consiguió sin esfuerzo mi rendición, ni siquiera pregunté la dirección correcta a la gente del lugar, una hora más tarde, sola y desmoralizada, subía a un autobús que me llevaba de regreso a casa.

Los primeros días lo tomé como un fracaso, pero ahora lo veo como un aplazamiento. La credencial dura toda la vida y Santiago no se marchará, el verano próximo lo conseguiré.
 

 

5 comentarios:

Neogéminis dijo...

Fue una experiencia tremenda, dada las ansias, las dificultades y el pánico que debiste enfrentar. De por sí ya es un mérito. Por supuesto no lo debes ver como un fracaso!...me alegra que lo tomes tan sólo como la postergación de lo que -seguro- podrás completar en el futuro.

un abrazo...y bienvenida!
=)

Pepe dijo...

Bienvenida al Camino. Como dicen los gallegos, Bon Camiño, aunque en tu caso hayas encontrado algunos inconvenientes, estoy seguro de que repetirás. Yo he hecho el camino francés desde el Alto de Piedrafita hasta Santiago y el Camino Sanabrés desde Orense hasta Santiago y sueño con la oportunidad de hacer otro. Los despistes y pequeñas desorientaciones, forman parte de losinconvenientes con los que el peregrino tiene que lidiar.
Un abrazo.

Cardenal Farenas dijo...

Bien dicho: es un aplazamiento nada más.

Lo terrible hubiera sido no intentarlo esta vez. Fuiste, lo viviste y ya entrenaste para la próxima.

No olvides donde guardarás el cuaderno, para que lo tengas listo y a la mano para la próxima.

Ya sabes por qué te queremos tanto, no?

Bendiciones guidas

Abilio Estefanía dijo...

Hola Ardilla, que alegría de tu vuelta.
Haciendo el Camino uno se pierde varias veces, si no está bien marcado o no se llevan los mapas adecuados, pero eso solo conlleva andar un "poco" mas, jejeje.
La parte española está muy bien marcada y con buenos servicios de albergues.
Cuando llegues a la provincia de Burgos, avísame para ir a saludarte en persona.
Buen Camino peregrina.

Besos

maria jose Moreno dijo...

Seguro que no era el momento. Lo lograras, eres una luchadora. Los aplazas y de nuevo lo planificas. Siempre para delante. Yo no se si seria capza ni siquiera de pensarlo.
Un beso

Salvar los bosques, es salvar el clima

Combate la deforestación. Ayuda a Greenpeace

Home (Casa) - una película de Yann Arthus-Bertrand

Aprovechando la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio del 2009 se estrenó el largometraje documental “Home”, una producción que se filmó durante año y medio en 54 países, y que muestra imágenes aéreas de la degradación de la Tierra a causa de la actuación humana sobre el planeta.

Pincha la imagen para ver el vídeo

Planeta Tierra, Siempre

Tal vez ya lo conozcas, pero si no, emplea unos minutos en ver esta maravilla de video, de The Secret Tv. Tendrás la sensación de volar y entenderás por qué es posible que seres de otros mundos visiten nuestro planeta. ¿Acaso no es el mejor sitio para vivir?


Indígenas Aislados

Vídeo narrado por Ana Belén y Oscar Jaenada.

Si quieres apoyar a los pueblos indígenas, colaborar, o ayudarles de algún modo a mantener sus territorios, entra en: Survival International