¡BIENVENIDO!

Bienvenido a mi árbol. Deseo que te sientas a gusto en cada una de estas ramas y disfrutes leyendo como yo al escribir. Aquí encontrarás relatos, poemas, experiencias diversas y frases favoritas de Catalina Buher, mi "alter ego" humano. Eres libre de opinar, comentar, sugerir o criticar, siempre que lo hagas con respeto.


Registrado en Safe Creative
Safe Creative #1110110035355
42ff3a79-771d-38ee-89b1-8f9961693c54

Escoge tu lengua

lunes, 30 de noviembre de 2009

Guarapo. El paraguas que quería ser flor

En la web de Ediciones Fergutson ya no aparece y algunos de vosotros habéis mostrado interés en leer el cuento. El nombre salió de jugar con las letras de la palabra paraguas y acabo de saber que así se llama una bebida colombiana. ¡Todo está inventado!.  Aquí os lo dejo. Espero que os guste.

Guarapo.
El paraguas que quería ser flor

Guarapo, el paraguas con los colores más alegres del mundo, yacía abierto en el porche de la casa.  Dejando a la vista una de sus varillas,  escurría lánguido el agua acumulada en la última tormenta.  Su amigo el viento, que era un travieso, le silbaba: fiuuuuuuuu; le hacía cosquillas, intentaba volverlo del revés, lo empujaba, lo cambiaba de lugar…  Pero nuestro pobre paraguas había perdido las ganas de jugar y arrastraba lastimoso su desnuda baquetilla por las baldosas del soportal
-¿Qué te pasa hoy, Guarapo?  ¿Por qué no das piruetas como otras veces? ¿Estás enfermo?- Le preguntó su amigo, preocupado.

-No me gusta mi vida.  He dejado de importarle a mi dueña. A veces pasan varios días hasta que me recoge y me mete en el paragüero. Luego allí, es todo tan oscuro y triste…

-¿Y en qué has pensado?

-¿Sabes, amigo? a veces miro las flores y sueño.  Ellas también tienen vivos colores y se mojan cuando llueve, pero están felices porque después ven el sol.  Me gustaría ser flor… -dijo abatido.

-Las flores son muy bonitas y a los ojos de los demás su vida es muy alegre, pero no creas que divertida -explicaba el viento, que viajaba mucho y se enteraba de todo-. Les atacan enfermedades, les caen encima las pelotas de los niños que juegan en el parque,  y si no llueve en muchos días o nadie las riega, se secan y mueren.  Tú no ves el sol, pero paseas por las calles, ves las luces de las tiendas… Acompañas a tu dueña cuando nadie más lo hace, y eso es muy importante para los humanos.
-Sí, Viento, lo sé.  Pero estoy convencido de que mi dueña quiere un paraguas nuevo.

En una suave brisa el viento seguía hablando. Sabía que en las afueras de la ciudad había un sitio donde los humanos reparaban objetos y con las cosas viejas fabricaban otras distintas. No estaba seguro de que fuese la mejor solución para su amigo, no obstante lo vio tan triste que le contó de qué se trataba.

-¿Lo dices en serio? Me encantaría conocer ese lugar. No dudo que es lo más conveniente y mi dueña no se sentiría culpable por deshacerse de mí.

-Soy tu amigo y, sea cual sea tu decisión, te apoyaré.

-¡Pues sopla, Viento!  Tan fuerte como puedas y ayúdame a volar.

Guarapo estaba decidido. Echó una ojeada con cierta melancolía al porche en el que había escurrido el agua tantas veces. No había vuelta atrás.  El viento se aplicó hinchando mucho los mofletes y con un violento resoplido elevó a Guarapo por los aires.

El viaje hasta el patio del taller de reciclaje no fue fácil. Con la varilla descosida se enganchaba en los cables del teléfono, en las antenas, en los alambres de los tendederos… Tras muchos tumbos y volteretas, tomó tierra junto a unas viejas y oxidadas máquinas de coser.  Al caer, se rompió la bella empuñadura de madera. No empezaba con muy buen pie su nueva vida; daba igual, estaba seguro de que todo saldría bien. Él lo eligió así y veía su futuro con optimismo.

A la mañana siguiente, el sol brillaba con intensidad.  Uno de los trabajadores reparó enseguida en los llamativos colores de Guarapo: ¾Tu estructura está hecha polvo, pero tienes una tela preciosa. Veré qué puedo hacer contigo ¾ comentó para sí el operario mientras en su cabeza imaginaba la nueva apariencia de Guarapo.

Nuestro protagonista no podía hacer otra cosa más que dejarse llevar.  Fue descosido por completo y su tela lavada, cortada y vuelta a coser. Al verse reflejado en la luna del escaparate, apenas se reconocía. Se había convertido en una bonita cometa.



Guarapo estaba desbordante de alegría. Una mañana voló tan alto en la playa que dejó de oír el mar, los gritos de los niños, las gaviotas de las rocas e incluso las motos de agua. Entonces se dio cuenta. Él había querido ser flor para ser feliz, pero la felicidad no está en lo que uno es o puede llegar a ser. No la encuentras en las metas que se alcanzan, sino en el camino hasta llegar a ellas, en los amigos y la gente que nos quiere. 
Guarapo supo que era feliz porque su amigo el viento estaba allí.  ¿Qué interés tendría, si no, ser cometa?  

28 comentarios:

maria jose moreno dijo...

Ardilla, que bello cuento. Merecido premio y supongo que el ganador debe ser magnífico porque el tuyo es de lo mejor que he leído hace mucho tiempo (no es hacerte la pelota, es cierto). Menos mal que al final te animaste sino hubiera quedado enterrado entre los archivos de tu ordenador.
Gracias por tanta belleza y que engas un feliz lunes.
Besitos

mar dijo...

Hola Ardilla.
Llevaba dias sin pasar por aquí y no me había enterado de lo de tu cuento así que te felicito ahora por ser finalista y además creo que muy merecida.
No puedo ser objetiva sin haber leido el cuento ganador, pero si puedo decirte que el tuyo me parece realmente encantador, me ha gustado mucho y además tiene moraleja final, lo cual no me parece nada facil de conseguir.
Me alegro mucho de que salga publicado y muchas personas puedan disfrutar de él, debes estar tremendamente orgullosa del trabajo realizado
FELICIDADES
Un beso de Mar

José Ignacio dijo...

Hermoso relato en el que subyace las mutaciones de la vida.
El valor de cada elemento, persona, flor, objeto.... trasciende a su naturaleza temporal.
Volar alto es un símbolo de libertad antónimo del paragüero, cárcel de reclusión.
Incluso el viento se convierte en fuerza de cambio.
Por cierto me suena que "guarapo" es una bebida colombiana.
Hasta pronto.

milagros dijo...

No me extraña que hayas quedado finalista con este precioso cuento. Me ha encantado.
Un abrazo

Mercedes dijo...

Precioso, Ardi, precioso.
Enhorabuena.
Ese Guarapo se merecía algo más que ser una bonita flor pegada al suelo.

Mimí dijo...

Graciaaaaasssss, anda que no he dado vueltas la página dichosa de la editorial vuelta y vuelta.
Gracias, saltimbanqui.
Un abrazo y FELICIDADESSSSS

Susana dijo...

Qué bonito, Ardi.

Me ha gustado mucho.

No es nada fácil escribir cuentos para niños y se nota que tú tienes mano para eso.

Un besote

Neogeminis dijo...

Un bonito cuento que me hizo recordar una cancioncita que una de mis hijas cantó en la escuela hace ya varios años!Era sobre una mariposa del campo que quería conocer la ciudad y cuando llega, confunde los paraguas dela gente con flores! jejjee


un abrazo!

Felicidades por ser haber llegado a finalista

Nancy dijo...

Aplausos emotivos, ardilla. Tu cuento es una hermosa historia para todo público que explica que la vida tiene caminos insospechados para hacernos felices.
Apapachos

Mª JOSE. dijo...

ARDI,mis felicitaciones por este martavilloso premio ,aunque seas finalista.siempre me sorprendes,no cambies y te veo en dos semanas.
Besos.MJ

lola dijo...

Precioso cuento infantil y con doble mérito porque creo que es muy difícil enganchar a los niños con lecturas y tú lo has conseguido. ¡Al menos con mi hijo pequeño que le cuesta un triunfo ponerse delante de un libro!
¡¡Enhorabuena!! Besos.

Teresa Cameselle. dijo...

Ohhh, qué preciosidad, me has emocionado con ese final inesperado y feliz.
Enhorabuena otra vez.
Un beso.

Maat dijo...

Hola Ardilla.

Me alegra que hayas traído a tu blog a Guarapo, tenía enormes ganas de leerlo. Es sencillamente genial. Esta tarde, después de imprimirlo se lo he leído a Irene (la niña que cuido por las tardes) y no ha parpadeado. No veas lo que ha dado de sí el cuento...

Mi más sincera enhorabuena Catalina Buher con un abrazo fuerte.

Maat

Bolzano dijo...

Precioso cuento el que nos has regalado.
Nos has demostrado que con pocas palabras se pueden decir grandes cosas, ya que en éste los protagonistas eran un paraguas y el viento, pero estoy seguro que muchos podemos cambiar los personajes por personajes reales y reflexionar sobre la vida.

Saludos

tag dijo...

Oye, pues me ha dado Maat una idea genial.
Yo tambien me lo voy a imprimir y algun día, dentro de pocos meses, se lo contaré a mis sobrinitos-nietos, porque ya empiezan a gustarles los cuentos.

Es precioso, Ardilla.
Un Guarapo muy guapo.

!!!Enhorabuena!!! Y !!suerte!!.

gustavo dijo...

n0 me reist0 a dejar palabras de c0mentari0 s0l0
mientras te leia, escuchaba al tuanami diabate
me gusta este tip0 c0m0 me ha gustad0 el cuent0
que ya habia leid0
medi0 bes0, ardilla
http://www.youtube.com/watch?v=5SVAPvnR0og

MAR SOLANA dijo...

Que sensibilidad más exquisita la de Guarapo, Ardi...¡Me ha emocionado leer su historia y todo lo que podemos aprender si sabemos renovarnos y ver la esencia de las cosas!

¡Enhorabuena otra vez, bien merecido tienes ser finalista, me quito el sombrero!

Gracias por estar ahí, siempre, Ardi, preciosa.

Aire de Alhena dijo...

Gracias por compartirlo con nosotros, es un cuento precioso, se lo voy a contar a los niños.

Un abrazo y felicidades de nuevo.

izara dijo...

Algo que ya tiene color,
desea ser más feliz,
¿y si pudiera ser flor ?
para gustarte a tí,
o quizás algo mejor,
la libertad de vivir.

Hermoso relato, Ardilla.

Pero yo, para paraguas,
prefiero una copa limpia,
la de un árbol amigo,
que en su amistad, me cobija,
aquí me siento feliz,
siento esta casa la mía.
De verdad, gracias por todo,
un fuerte abrazo....Ardilla.

Abi E. dijo...

Hola Ardilla, no me extraña que te hayan dado el premio por este cuento, es un preciosidad y ademas acompañado de esos dibujos tanto del parguas como de la cometa cone esos colores tan alegres.

Es una historia optimista y positiva y eso siempre gusta, porque sube el ánimo.

De nuevo te reitero mi enhorabuena.

Un besazo

PaulyS dijo...

Me encanto!! realmente es muy dulce y no solo para los niños. Un besote

MiLaGroS dijo...

Ardillita me parece precioso, delicioso, encantador. Un cuento que te engancha con un lenguaje muy sencillo y además con una bonita moraleja. Lo copiaré y se les leeré a mis niños. Incluso podría hacerse con el iuna escenificación infantil.
Lo de los premios es muy relativo depende del jurado y luego si es sumando puntos a veces no es justo. Así que los cinco primeros suelen ser muy parecidos todos. Para mi es el número uno. un besazo artista.

tag dijo...

Ardi,

Ya estoy aqui otra vez, jajaja.
Me gusta tu arbol, ¿que le vamos a hacer?
Vengo a decirte que te he elegido para participar en la loteria bloguera de Navidad.
Pasate por mi blog y lees todo.
A mi me ha avisado Maria Jose Moreno, y si quieres tu puedes repartirlo a cinco blogs más.

Besitos

Fete dijo...

Ardillica me ha gustado tu texto!!!

Pero... me tinees un poco, no se, no se.
Besos jjajajaaaa.

FABIA dijo...

¡Cómo no iba a quedar finalista!, lo que me extraña es que no quedara el primero. Me parece muy dificil crear cuentos, mas que escribir para adultos. Me ha gustado mucho, gracias por compartirlo y por tu saber estar en mi casa. Eres toda una señora.
Besinos con un puñadito de nueces.

MIGUEL NONAY dijo...

Precioso el relato, Ardilla.
No te guardes estas cosas, por favor, preséntalas, divúlgalas, y publícalas que son joyitas.

Y que sepas que no me cuesta ningún esfuerzo ni obligación pasarme por aqui. Me encanta¡¡¡¡

Besicos y feliz semana.

Miguel

--------------------
www.asaltodemata.com

Sinuhe dijo...

Ahhhh, que maravilla Ardillita¡¡¡ Me ha gustado un montón el cuento y ya mismo me lo voy a imprimir para contárselo a mis críos antes de dormir. Que los que tengo por aquí ya se los conocen de memoria y seguro que el tuyo les gusta mucho. :)

Mis aplausos. Un cuento maravilloso.

Abrazos¡¡

Alma Mateos Taborda dijo...

Un cuento precioso y escrito con maestría. Mis felicitaciones!! Un abrazo.

Salvar los bosques, es salvar el clima

Combate la deforestación. Ayuda a Greenpeace

Home (Casa) - una película de Yann Arthus-Bertrand

Aprovechando la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio del 2009 se estrenó el largometraje documental “Home”, una producción que se filmó durante año y medio en 54 países, y que muestra imágenes aéreas de la degradación de la Tierra a causa de la actuación humana sobre el planeta.

Pincha la imagen para ver el vídeo

Planeta Tierra, Siempre

Tal vez ya lo conozcas, pero si no, emplea unos minutos en ver esta maravilla de video, de The Secret Tv. Tendrás la sensación de volar y entenderás por qué es posible que seres de otros mundos visiten nuestro planeta. ¿Acaso no es el mejor sitio para vivir?


Indígenas Aislados

Vídeo narrado por Ana Belén y Oscar Jaenada.

Si quieres apoyar a los pueblos indígenas, colaborar, o ayudarles de algún modo a mantener sus territorios, entra en: Survival International