¡BIENVENIDO!

Bienvenido a mi árbol. Deseo que te sientas a gusto en cada una de estas ramas y disfrutes leyendo como yo al escribir. Aquí encontrarás relatos, poemas, experiencias diversas y frases favoritas de Catalina Buher, mi "alter ego" humano. Eres libre de opinar, comentar, sugerir o criticar, siempre que lo hagas con respeto.


Registrado en Safe Creative
Safe Creative #1110110035355
42ff3a79-771d-38ee-89b1-8f9961693c54

Escoge tu lengua

sábado, 4 de junio de 2011

Encuentros y desencuentros - Cuando me crucé con Richard Gere

Septiembre del 2009. Recién estrenado el otoño y el curso escolar.

Acompañar a los críos al colegio se convierte en un hábito, cualquier día es igual a otro; no obstante alguna vez acontecen pequeñas convulsiones en su ritmo que cambian por completo su apariencia.

Me despedí de las niñas y regresaba a casa enfrascada en las siguientes citas que reservaba mi agenda: el fregador lleno de platos, la comida, varias camas por hacer, una montaña de ropa que esperaba ser planchada... Y algo extraño sucedió. Padres, madres, maestras y niños que circulaban por el corredor desaparecieron. Mi vista sólo captaba al tipo atractivo, maduro y exquisito que caminaba despacio hacia mi. Un hombre de cabello gris, rasgos amables, mirada oscura y algo traviesa, porte elegante, alto... tan parecido a Richard Gere que durante un segundo lo confundí con el célebre actor. La química de mi cerebro sufrió un tremendo desajuste, olvidé los platos sucios, la ropa arrugada, las cazuelas... De repente me sentí atractiva y tan sexy como el personaje de Vivian Ward en Pretty Woman. Él ni me vio.

A partir de entonces lo buscaba a diario con la mirada. Reparé en su coche, controlé su horario y a fin de compartir con él un espacio, en un tiempo que duraba a penas unos segundos, cada mañana debatía ante el espejo qué ropa ponerme, qué peinado me favorecía, o qué perfume llamaría su atención. Todas mis artimañas fueron inútiles, no fui más visible para él que las farolas de la calle; sin embargo, percibir su imagen entre la marea de padres agolpados a las puertas del centro era motivo suficiente para alegrarme la mañana. Así llegó el invierno, la nieve, las placas de hielo en la carretera, y con el frío la apertura de una nueva panadería frente a la escuela.

No pude resistirme al calor ofrecido por un pan recién horneado en aquella gélida mañana. La humedad helada de la noche anterior aconsejaba caminar despacio; aún así, mi precaución no evitó el tremendo resbalón que me derrumbó sobre el asfalto. La caída fue más escandalosa que grave; pero igual que sucede en las mejores escenas del cine romántico allí estuvo “mi Richard” dispuesto a recogerme. Al verle, mis impulsos cerebrales se detuvieron y lo que era una ocasión perfecta para iniciar una conversación, no quedó más que en otra bonita perturbación de mi anodina existencia.

El destino, siempre aficionado a jugar con los deseos de la gente, me dejó de nuevo con las ganas en la boca.

10 comentarios:

izara dijo...

Casi nunca los instantes ocurridos,
se corresponden con los soñados, pero entre unos y otros vamos tejiendo el instante vivido. Luego ya intentaremos recomponer el tiempo, con el hilo de lo que amamos, ya que al final ¿que otra cosa queda?, sino lo que soñamos y lo que quisimos.

Un abrazo.

San dijo...

La de historias que nacen en nuestra imaginación con solo una mirada y un deseo. Me has llevado directa a esa panaderia, he olido el pan recien horneado y he mirado con tus ojos a ese canoso e interesante hombre.
Un abrazo ardilla.

Neogeminis dijo...

jejejeeje...qué momento! me imagino los nervios para intentar aprovechar la ocasión compitiendo con la vergüenza que conlleva caerse en público! jejejeje
Gracias por compartir otra vez esta anécdota!...me has dejado una sonrisa! :)
Abrazos!

rosa_desastre dijo...

¡No desearas al hombre de tu projima! pero bueno, por una vez...
jajajajaja, Hay veces que no importa caerse.
Un besazo

Maat dijo...

Me encantó leer de nuevo esta maravillosa historia y encontrarme -una vez más- con tus letras.

Un abrazo.

Maat

Abi E. dijo...

Hola Ardilla, creo haberte leído este relato, y ya ves lo que son las cosas cuando llega la ocasión nos quedamos sin recursos.

Besos

Ardilla Roja dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios.

Esta historia no es nueva, es cierto, forma parte de otra que no ha terminado y que estoy escribiendo. Espero no tardar mucho en traer otro de los capítulos.

Un abrazo a todos. Me alegra mucho veros por aquí :)

maria jose moreno dijo...

Es una suerte que el corazon nos galope por precepciones como esas, señal de que estamos vivas.
Un besote y me alegro de verte por aqui.

VivisPato dijo...

Me encanto eso de que te sentiste tan atractiva como Vivian en Pretty Woman... me encanto =)

Teresa Cameselle. dijo...

Continuará?
Si Liam Neeson se pudo encontrar a la Schifer en el cole de su hijo (Love Actually, una de mis películas favoritas, de las que hacen reír y llorar y suspirar), ¿por qué no vas a encontrar tú a Richard Gere?
Un beso.

Salvar los bosques, es salvar el clima

Combate la deforestación. Ayuda a Greenpeace

Home (Casa) - una película de Yann Arthus-Bertrand

Aprovechando la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio del 2009 se estrenó el largometraje documental “Home”, una producción que se filmó durante año y medio en 54 países, y que muestra imágenes aéreas de la degradación de la Tierra a causa de la actuación humana sobre el planeta.

Pincha la imagen para ver el vídeo

Planeta Tierra, Siempre

Tal vez ya lo conozcas, pero si no, emplea unos minutos en ver esta maravilla de video, de The Secret Tv. Tendrás la sensación de volar y entenderás por qué es posible que seres de otros mundos visiten nuestro planeta. ¿Acaso no es el mejor sitio para vivir?


Indígenas Aislados

Vídeo narrado por Ana Belén y Oscar Jaenada.

Si quieres apoyar a los pueblos indígenas, colaborar, o ayudarles de algún modo a mantener sus territorios, entra en: Survival International