¡BIENVENIDO!

Bienvenido a mi árbol. Deseo que te sientas a gusto en cada una de estas ramas y disfrutes leyendo como yo al escribir. Aquí encontrarás relatos, poemas, experiencias diversas y frases favoritas de Catalina Buher, mi "alter ego" humano. Eres libre de opinar, comentar, sugerir o criticar, siempre que lo hagas con respeto.


Registrado en Safe Creative
Safe Creative #1110110035355
42ff3a79-771d-38ee-89b1-8f9961693c54

Escoge tu lengua

miércoles, 13 de enero de 2010

Una vida de película, o algo así

Alguno de vosotros recordará el momento que viví con Richard Gere en el vestíbulo del colegio. De acuerdo, no era él; pero se le parece tanto… 

Desde aquel día hemos coincidido varias veces en el pasillo, o en el aparcamiento.  No nos hemos dedicado más que algún leve cruce de miradas, o un cortés “buenos días” cuando ha sido necesario; no obstante es agradable imaginar su sonrisa que el invierno oculta bajo el cuello de su abrigo y sus bufandas. 

Hoy he dejado el coche al lado de la panadería nueva que han abierto al otro lado de la carretera, frente al colegio. A las nueve de la mañana, y con un frío que congelaba las pestañas, he sucumbido a la tentación de comprar un pan caliente y recién hecho.  Decidida, aunque calculando de forma errónea mis pasos, he cruzado la carretera en busca de la sencilla y redonda pieza, cuando de repente en la mitad del trayecto, he resbalado en una placa de hielo y emulando a la peor patinadora del mundo he dado con mi trasero en el asfalto.   

Otra vez la película de mi vida ha disminuido su velocidad.  El guapo de cabello gris que me nubló el entendimiento aquella mañana, ha sido espectador privilegiado del suceso y no ha dudado en enfrentarse a la traicionera carretera para auxiliar a esta falsa Vivian Ward, en ese instante más pasmada que dolorida. Me ha levantado del suelo como si mis “dos mil kilos” fuesen algodón dulce de feria. 

¿Se encuentra bien?

¿Eh?

¿Se ha hecho daño?

Ah, no. Estoy bien, si. Muchas gracias —he acertado a decir, a riesgo de que se me cayera también la baba. 

Me he sacudido los restos de hielo del abrigo con rapidez y antes de imaginar un fundido en negro y desmayarme, he entrado en la tienda.  Por fortuna mi acolchado y grueso abrigo ha ejercido de eficaz airbag y mis posaderas no han sufrido mayores consecuencias; al mismo tiempo la cercanía de ese espécimen tan raro casi me obliga a perder la compostura en todas sus acepciones. Huele a resina de pino, a mañana fresca y rocío, a pereza de domingo,  ¡ay!... Desconozco su verdadero nombre y prefiero no saberlo, Richard Gere me ha socorrido y hoy mi vida es de película.   

20 comentarios:

salvadorpliego dijo...

Muy ingenioso este escrito.

Un fuerte abrazo.

Fete dijo...

Peroooooooo eres más pazguata que yo que me se, no hay punto de comparacion en niguna parte. Lo tenias a huevo, sin soltarse, ni tu soltarlo le dices aquellode...
_Gracias estoy un poco mareada...¿Puedo invitarle a un cafe?
Asi melosa, un poco tonta y le sacas informacion. Eso es Karma seguro antes de fin de año aqui hay boda Ardillesca.


Me pidddooooooo el padrinoooooooo!!!
Jajaajajaaa.
Caricias en el lomete!!!
Deja de comer nueces que te veo hiperactiva.

Flor dijo...

Un sueño! poder conocer a Richard Gere!
Sabes porque mi blogue se llama Noite de Tormentas? Nights in Rodanthe? Sueño que soy Diane Lane jajaja

Muy bella tu entrada.
Besos
Flor

Celia dijo...

Por favor... dime tu árbol, y tu campiña, que si mi admirado Richard Gere, anda por ahí... tandrás que brindarme posada.
Voy rauda a prepararme bien y voy a ensayar alguna que otra caida, en plan actriz, para lo que surja.
Besos Ardillita.
Escribes como los Ángeles.

izara dijo...

Eso es lo que tiene bajar de los árboles; aunque...no sé...quizás ese resbalón estaba estudiado.
Bueno parece que todo no es frío en el invierno, lo cual es un consuelo.
Un fuerte abrazo...aún a riesgo de ir también al suelo.

Susana dijo...

Ay qué emoción ¿no? parece que el destino se empeña en que te cruces con este Richard Gere... lástima que ese mismo destino tenga la mala leche de hacer que te caigas de culo delante de él. Jajaja. Pero ¿quién sabe? Quizá sea una bonita anécdota que recodaréis juntos dentro de unos años, mientras contempláis un precioso atardecer cogidos de la mano...

;-)

Un besote, Ardillita

Aire de Alhena dijo...

Bueno se ha roto el hielo, el del suelo y entre vosotros :)

La próxima vez ya hay que tomarse un café juntos.

Esperamos noticias y que sean de aquellas que hacen sentir envidia :)

Abrazos .

Luis G. dijo...

Felicidades, Ardi, un relato rozando la magia del romance.

Besitos.

Abi E. dijo...

Hola Ardilla, menos mal que en el trasero no tenemos los dientes, sino no se si a pesar del airbag del abrigo no hubieras tenido que pedir a Richard Gere, que te acompañase al dentista.

Besitos

el lio de Abi

Pablo Marín dijo...

Hola Ardilla, pues tu como la Julia Roberts, y punto pelota...

Besos

Reflexiones de Emibel dijo...

Pero niña....cómo has podido desparovechar una oportunidad así.
Haberte desmayado, él te cogia en sus brazos y cuando notaras su rostro cerca.....beso al canto.
Aissssss a saber cuando nieva otra vez, a saber cuándo te caes....
Un beso

Maat dijo...

Hola Ardilla.

Al año hay tan pocos días de hielo en la carretera...

Creo que has dejado pasar una ocasión de oro.

Otra vez será. Te deseo que llegue pronto...

¿Y dices que huele a resina de pino, a mañana fresca y rocío y a pereza de domingo...?

Mmmmmmmmmm ¿Cómo no te has quedado colgada en sus brazos?

Un abrazo, Catalina Buher.

Maat

Mª JOSE. dijo...

Vengo de incógnito para regañarte...¿A quién se le ocurre marcharse sin más?Como el hielo estaba roto y nunca mejor dicho..le dices que te has hecho daño en la rodilla y le enseñas la pierna,que te encuentras mareada y necesitas echarte en algún sitio,que vives a dos minuto y necesitas que alguien te acompañe,que suba contigo para abrirte la puerta(te has roto un dedo)que te ayude a quitarte la ropa(te has roto los brazos)y¡¡voila!....ainsss mujer hay que pensar con rapidez.....te echaré de menos.
Besazos.

Mar dijo...

Hola Ardilla,
pues ya sabes... dicen que no hay mal que por bien no venga...
¿Ocasión perdida? ¡Qué va! Así te dura más el sueño... Poquito a poco.
Dicen que el mal tiempo sigue. Tú estate atenta, que igual es él quien resbala y te toca a ti llevar a cabo el rescate. Para entonces, ya te esmerarás.
Mar

Sinuhe dijo...

:) Para que luego digan que la vida no tiene alicientes, jeje

Un besote Ardillita¡¡

emilio dijo...

Buena historia, real o no, pero en todo caso tendrías que haberle pedido al Gere que te depositara con suavidad en alguna rama del arbol más cercano a su morada...

Un abrazo.

José Ignacio dijo...

Podría decirse que fue una caida afortunada.
Un saludo

Neogeminis dijo...

jajajaj Ardi! con semejante rescatador en las cercanías, da gusto caerse! jejeje
Me alegro que tus asentaderas no se hallan dañado! jejeje

Un abrazo!

Isabel dijo...

Una caída así merece la pena. Yo me caí una vez en medio de una mudanza y dos chicos forzudos me levantaron a la par cual sofa.
También mereció la pena.

Besos

rosa_desastre dijo...

¡Madre mia que peliculera me ha salido la ardilla! pero a ver, mujer, a ti no te dolio la caida, si no el fugaz contacto con el Richard Gere de segunda mano que te has buscado. jajjajaja
Un beso, o dos, o tres.

Salvar los bosques, es salvar el clima

Combate la deforestación. Ayuda a Greenpeace

Home (Casa) - una película de Yann Arthus-Bertrand

Aprovechando la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio del 2009 se estrenó el largometraje documental “Home”, una producción que se filmó durante año y medio en 54 países, y que muestra imágenes aéreas de la degradación de la Tierra a causa de la actuación humana sobre el planeta.

Pincha la imagen para ver el vídeo

Planeta Tierra, Siempre

Tal vez ya lo conozcas, pero si no, emplea unos minutos en ver esta maravilla de video, de The Secret Tv. Tendrás la sensación de volar y entenderás por qué es posible que seres de otros mundos visiten nuestro planeta. ¿Acaso no es el mejor sitio para vivir?


Indígenas Aislados

Vídeo narrado por Ana Belén y Oscar Jaenada.

Si quieres apoyar a los pueblos indígenas, colaborar, o ayudarles de algún modo a mantener sus territorios, entra en: Survival International