¡BIENVENIDO!

Bienvenido a mi árbol. Deseo que te sientas a gusto en cada una de estas ramas y disfrutes leyendo como yo al escribir. Aquí encontrarás relatos, poemas, experiencias diversas y frases favoritas de Catalina Buher, mi "alter ego" humano. Eres libre de opinar, comentar, sugerir o criticar, siempre que lo hagas con respeto.


Registrado en Safe Creative
Safe Creative #1110110035355
42ff3a79-771d-38ee-89b1-8f9961693c54

Escoge tu lengua

viernes, 6 de marzo de 2009

Sábados Literarios - "La magia"

El truco de mi abuelo



Me acuerdo de ver a mi abuelo pelando los higos chumbos bajo las parras del patio.
Sin trampa ni cartón. Cogía el higo entre los dedos de la mano izquierda y con la navaja que sostenía en la derecha, les hacía un corte a lo largo y dos a lo ancho en cada uno de los extremos. Con la punta de la hoja despegaba con cuidado la piel del cuerpo y una vez desnudos, los colocaba  en un plato.  En un viejo cubo de zinc dejaba caer las pieles y yo, como si de un espectáculo de magia se tratase, miraba embobada los hábiles movimientos de sus manos.
Sabedor de la mirada que se posaba sobre él, al pelar el último me miraba y me decía: ¿Lo quieres?  Yo lo cogía con firmeza para que no se cayera al suelo y en varios tiempos, porque mi boca era pequeña y evitando masticar la dureza de las semillas, hacía estallar la jugosa y dulce pulpa contra mi agradecido paladar.
Mi abuelo era un mago pobre que no tenía chistera. Pelaba los higos chumbos sin pincharse los dedos y desde mis ojos de niña, ese era el mejor de los trucos de magia. 

30 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Los higos chumbos... tan ricos, tan ricos... No me extraña que te acuerdes de ellos y de tu abuelito. Yo también los comía en Motril, cuando íbamos al mercado, los gitanos sentados en la puerta los vendían baratitos y los pelaban allí mismo. Nunca podrá olvidar el sabor de los higos chumbos. Ahora, cuando voy a San Fernando, también los venden en la puerta del supermercado y siempre compro. Es como volver a la niñez a través de su sabor.

Yo también he dejado mi relato, que va de mi abuelita y de mis recuerdos de su casa cordobesa.

Un abrazo, Ardilla :)

Iradai dijo...

Que bonito recuerdo! Y que buenos estan los higos chumbos

Un abrazo

PD: Ya he publicado tus BSO, espero que te gusten.

SILVIA dijo...

MI ABUELO TENIA UNA HIGUERA, Y RECUERDO, CUANDO SUBIA A MI CASA, EL VIVIA EN LA PARTE DE ABAJO , Y CON SU BANDEJITA CARGADA DE HIGOS, Y TE JURO QUE ES EL DIA DE HOY, QUE AL VER UN HIGO ME VIENE SU RECUERDO, LO EXTRAÑO MUCHO, FUE EL PRIMER SER MAS QUERIDO QUE SE ME FUE Y MUY DE GOLPE¡¡¡¡
SI, ARDILLITA, ES EL DIA 8 EL DIA DE LA MUJER, PERO NO VOY A ESTAR SEGURO POR ESO QUIZE HACERLO HOY
FELIZ DIA¡¡¡

Neogeminis dijo...

Un abelleza este texto!...me ha emocionado!,,, y hasta siento el sabor d elos higos en mi boca, jejej
Gracias por ello!
que lo pases lindo!

Carmina dijo...

cuanta ternura en este texto y es que los abuelos nos evocan tantos recuerdos, besos wapisima me has emocionado, era realmente un mago, nunca he probado los hijos chumbos pero deben estar buenisimos

Paco dijo...

Pues ese recuerdo lo tengo yo también pero de mi padre.

Tal como tu lo cuentas y me has llevado a aquella época (gracias)

El arte de pelar higos chumbos que ahora se está perdiendo porque nadie los recoje.

Los más valientes se llenaban las manos de pinchos para conseguir el magnífico fruto de la chumbera. Otros preparaban una caña especial para no pincharse. A continuación los dejabas en la tierra y los "barrias" con la escoba para que perdiesen las espinas. Siempre quedaba alguna que acababa en algún dedo, pero valia la pena pincharse para finalmente comerselos.

¿Oye en las dieta de las ardillas entra el higo chumbo?...

Un beso sin espinas

La Bichejo dijo...

Unas manos curtidas con unos dedos endurecidos por la tierra del sur eran capaces de las más dulces caricias.
Yo no conocí a mis abuelos,a uno no muy bien, pero sí a mi abuela y en todo lo que hacía me impregnaba de esa sensación de sabiduría mágica y ella lo sabía,algo como lo de los higos chumbos(qué ricos leñe!)era su ritual de encender la lumbre por la mañana, un espectáculo.Seguro que con tu abuelo eso tambien era mágico ,!nunca se quemaban!
Un abrazo guapa, como siempre un lujo leerte :)

Celia dijo...

¡Que recuerdos!. Los pinchos que tienen alrededor son un gran problema para pelarlos.
Tu abuelo seguro que era todo un mago, para hacerlo así de bien. Y tú una buena nieta que lo recuerda con tanta ternura.
Un abrazo, Ardilla

Lujo dijo...

Hola Ardi,
¡¡¡Qué recuerdos!!
Los higos chumbos que cogía mi padre....¡¡ay, qué ricos!!. Yo también los veía pelar y mientras me contaban historias sobre la gente del pueblo.
Siempre que los veo, me entran ganas de pertrecharme como es debido para acercarme a la pala y cogerlos.
Qué relato más lindo!...
Un abrazo enooorme y buen finde ;)

Pantera dijo...

Querida ardilla cuando he leido tu relato me he acordado de ese anuncio del Fuet Espetec de casa Tarradellas donde el niño mira ensimismado al abuelo/a como prepara el fuet. Un encanto de relato. Cuando eres niño tus adultos próximos te parecen magos porque hacen cosas para tí imposibles y esa es la magia. Un abrazo bloggero

21 gramos de alma dijo...

ardilla vengo a tu arbol buscando magia y siempre la encuentro entre tus palabras , que bonito recuerdo y que homenage a esa figura tan importante que son los abuel@s ,gracias por escribir tan bonito reina que tu fin de semana este lleno de amor , desde mis 21 gramos de alma que te quieren .

Mercedes dijo...

Ardilla, creo que compartimos sentimientos y admiración por la figura del abuelo. Has escrito un relato todo imágenes. Vaya recuerdos ¿no? Ahora, sé un poquito más de ti, de tus ojillos, de tu abuelo y de que ya de pequeña eras como las ardillas "empapándote" de todo y sin perderte nada.
Precioso relato.
Besos dulces.

Sinuhe dijo...

Un recuerdo encantador Ardillita. Os puedo imaginar a los dos en ese momento. :)
Gracias por regalarnos estos pequeños momentos de tu infancia.

Smuackssss

Marina dijo...

Me ha dicho un pajarito que mañana el tu cumpleaños, FELICIDADES, con un poquito de adelanto. Me ha encantado tu cuento,los higos estan muy buenos y yo hace unos pocos años que he aprendido a cortarlos con cuchillo y tenedor.Un besazo.

XoseAntón dijo...

Entrañable recuerdo y cuánto siento no conocer el sabor de esos higos, dicen que pican mucho, que hay que cogerlos con guantes... Pero como tu lo cuentas parecen tan dulces.

Bikiños

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Un texto muy bonito, además, creo que muchos tenemos esos recuerdos también. Yo he cogido chumbos con mi tío, y mi padre cuando ve una chumbera bien surtida tampoco puede resistirse. A mí no me gustan, pero deben estar muy buenos, jaja.

Un saludo ardilla, es un escrito muy bien hecho,

Juanma

izara dijo...

Como me gusta la sencillez de lo hermoso. Muy, muy bonito Ardilla.
Yo tambien tengo, algun recuerdo parecido de la figura de mi abuelo (al que podeis ver conmigo en brazos en una foto que tengo en una entrada anterior)
Un abrazo.

Gloria dijo...

Me has recordado los años que viví en Murcia y la "cogida" de los higos chumbos. Que buenos recuerdos y que sabios aquellos hombres del campo pelando higos a destajo... años despues , lo intente, palabra que lo hice .... ¡¡¡ ni uno pude pelar con la mano ¡¡¡ jajajajjaa Aún cuando los veo me puede la tentación de acercarme a cogerlos pero ... termino cediendo al recuerdo de lo mal que me fue el invento. Daria algo por comerme uno pero, me temo que a mis años ya no tendrian aquel magico sabor. Tu abuelo, si que era un mago, sin chistera, pero el mejor. Seguro.
Besos, ardillita nostalgica

tag dijo...

Pues yo nunca he comido higos chumbos, se ve que por aqui, en mi familia no era costumbre.

Pero tu relato me ha traido el recuerdo de mi abuelo, con su navaja, cortando maderas, o ramas secas de los arboles y haciendo figuras, o bastones que luego regalaba a todo el mundo.

Que habilidosos eran con las manos los abuelos de antes ¿verdad?

Me han entrado ganas de probar los higos chumbos. Tengo mucha curiosidad de ver a que saben.
Y cuando lo haga me acordaré de ti Ardilla.

Besos

fly dijo...

Me quedo con tu frase "mi abuelo era una mago pobre..." cuánta ternura y amor llevan tus palabras, algún día me gustaría oir algo parecido hacia mi persona...
Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Pues si te gustan los higos chumbos yo sé donde hay un montón. Los veo, ahora no que no es la época, desde la ventana de mi oficina. Nadie les hace caso, las manos son más blandas ahora.

Creo que escribes muy bien, como dice Mercedes, el relato es pura imagen, yo añadiría también sentimiento.

Un beso y felicidades para mañana, si es cierto lo que he leído en otro comentario. A mi me toca la semana que viene.

Un abrazo

Maat dijo...

Una bonita complicidad ha unido siempre a los abuelos con sus nietos.

Es agradable recordarlo y compartirlo.

Un besote.


Maat

El Desván de la Memoria dijo...

Hola, Ardillita:
Ay... Los higos chumbos; o higos de pala, como los llaman en mi tierra. Quien no los haya intentado coger y pelarlos no sabe lo difícil que es, el picor es tan desagradable que quita las ganas de comerlos, pese a lo buenos que están. Así que el gusto es máximo cuando se tienen peladitos, sin "peligro". ¡Qué recuerdos de mi infancia!...
Un abrazo,
Ramón

J.E. Alamo dijo...

Esas historias/recuerdos de nuestra niñez, tan cálidos y entrañables. Construimos nuestra personalidad con ellos y es bueno recordar a alguien que nos enseñó como evitar los pinchos.

CESAR dijo...

No tuve la suerte de disfrutar de ninguno de mis abuelos, ahora mi hijo disfruta de ese cariño distinto, sereno, maduro y rico en "otra" cultura. Me lo perdí. Un abrazo.

Anónimo dijo...

A los buenos días:
Nunca he probado esos higos, y si los otros, y la verdad que me encantan, pero los chumbos no.
Oye,ven, arrima la oreja:
F E L I C I D A D E S¡¡¡ qué pases un día precioso.

Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos.
Shi.

Ardilla Roja dijo...

Muchas gracias a todos :)

Ayer estuve de blog en blog, leyendo los micros de los otros compañeros y tuve el árbol desatendido.

Sois muy amables.

Un abrazo fuerte a todos

Nancy dijo...

Qué lindura de relato. No soy muy buena comedora de higos, y no sé cómo serán los higos chumbos. Pero entiendo perfectamente el sentimiento de amor y admiración por tu abuelito. Tu recuerdo fue como una varita mágica que trajo hasta mí a mi querido abuelito.
Un abrazo, Ardilla

Mª JOSE. dijo...

AY ARDI...SIEMPRE ME TRAES HERMOSOS RECUERDOS CON TUS RELATOS,¡¡COMO DISFRUTABA COMIENDO LOS HIGOS QUE MI PADRE COGIA DE LA HIGUERA!!
Y ME ESTAN ENTRANDO UNAS GANAS DE COMER HIGOSSSSSSSSSSSSS
BESOS.
Mº JOSE

SILVIA dijo...

BUENO DIAS SEÑORA ARDILLA¡¡¡
FELIZ CUMPLE¡¡ ES HOY VERDAD??
SI ES ASI Y NO LE ERRE EN EL DIA, QUE TENGAS UN DIA MARAVILLOSO, DOBLE FESTEJO, POR SER EL DIA DE LA MUJER¡¡
QUE TE MIMEN MUCHO MUCHO
SUAVE TIRONCITO DE OREJAS Y UN CUMPLE FELIZ¡¡

Salvar los bosques, es salvar el clima

Combate la deforestación. Ayuda a Greenpeace

Home (Casa) - una película de Yann Arthus-Bertrand

Aprovechando la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio del 2009 se estrenó el largometraje documental “Home”, una producción que se filmó durante año y medio en 54 países, y que muestra imágenes aéreas de la degradación de la Tierra a causa de la actuación humana sobre el planeta.

Pincha la imagen para ver el vídeo

Planeta Tierra, Siempre

Tal vez ya lo conozcas, pero si no, emplea unos minutos en ver esta maravilla de video, de The Secret Tv. Tendrás la sensación de volar y entenderás por qué es posible que seres de otros mundos visiten nuestro planeta. ¿Acaso no es el mejor sitio para vivir?


Indígenas Aislados

Vídeo narrado por Ana Belén y Oscar Jaenada.

Si quieres apoyar a los pueblos indígenas, colaborar, o ayudarles de algún modo a mantener sus territorios, entra en: Survival International