¡BIENVENIDO!

Bienvenido a mi árbol. Deseo que te sientas a gusto en cada una de estas ramas y disfrutes leyendo como yo al escribir. Aquí encontrarás relatos, poemas, experiencias diversas y frases favoritas de Catalina Buher, mi "alter ego" humano. Eres libre de opinar, comentar, sugerir o criticar, siempre que lo hagas con respeto.


Registrado en Safe Creative
Safe Creative #1110110035355
42ff3a79-771d-38ee-89b1-8f9961693c54

Escoge tu lengua

lunes, 16 de febrero de 2009

El canto de la sirena

En los días previos a la verbena de San Juan, iba cada día a casa de Raquel para hablar de los preparativos de la fiesta. Ramón, su hermano, siempre fue un chico guapo, pero nunca me había fijado en lo bien que le caía sobre la frente aquel ondulado y rebelde mechón de cabello. Resultaba divertido ver cómo le soplaba intentando apartarlo y poco a poco, empezaron a gustarme pequeñas cosas que por ser suyas, eran distintas. Cómo se sacudía las manos tras tirar la bolsa de la basura al contenedor, cómo se frotaba con el dorso de una de ellas la nariz mientras limpiaba las bujías de su Vespa, e incluso, las muecas que hacía previas a un estornudo. 
La fiesta era en una pequeña cala rodeada de pinos y apartada de la carretera. Cuando llegamos, el sol ya oculto, pintaba el cielo de tonos rosados y violetas y las olas agonizantes venían a morir dulcemente a la arena. 
Dimos varios viajes a los coches para descargar las cosas y mientras que los chicos montaban las tiendas, las chicas fuimos a buscar ramas de pino y cualquier cosa que nos pudiese servir para encender la hoguera. Comimos, bebimos, bailamos alrededor del fuego, reímos. ¡Dios!... cuánto llegué a reír aquella noche.
No recuerdo que música sonaba, ni tampoco su nombre, pero no olvidaré el instante en que aquel chico rubio propuso entre risas que nos bañásemos desnudos. -¡Maricón el último!, gritó Ramón con una estruendosa carcajada. Raquel y yo nos miramos y antes de darnos cuenta estaban todos sin ropa y corriendo hacia el agua.
La enorme luna que en ese momento brillaba sobre el agua, vio roto su reflejo con semejante tropel de corceles agitados. Yo no podía apartar la vista de Ramón, su cuerpo desnudo bajo la blanca luna, tenía un aspecto tan irreal como atrayente. Tanto, que la música quedó apagada por el latido desbocado de mi propio corazón.
Volví a mirar a Raquel un instante. Las otras chicas ya se habían unido a ellos y no hizo falta hablar para saber que las dos estábamos deseando hacer lo mismo, así que rápidamente nos quitamos la ropa y nos fuimos al agua.
La amalgama de excitadas risas se mezclaba con el rumor de las olas. Manos y pies que salpicaban, roces furtivos... Ramón nadó alrededor del grupo y se puso detrás de mí, tan cerca que casi podía notar su piel rozando mis nalgas. Nunca había sentido algo tan intenso y extraño. Los latidos del corazón fueron extendiéndose y descendiendo para concentrarse asimismo entre mis piernas. Quería darme la vuelta y tocarlo, y quería que él me tocase. Deseaba bailar con él y hacer piruetas en el agua como los delfines, pero el miedo a lo prohibido me tenía paralizada. 
Sus dedos, como algas temblorosas se enroscaron en mi mano y agarrándome por el talle me acercó a él. Al darme la vuelta, vi miles de perlas plateadas refulgiendo sobre su torso y su mechón de pelo, embebido de agua de mar, reposaba adormecido sobre el resto de sus cabellos. Besos salados mojaron mis labios, abrazos húmedos rodearon mi cuerpo y fue en ese momento cuando oí lo que me pareció el canto de una sirena. 
Nuestros cuerpos temblaban, quizás por frío, tal vez de deseo. Salimos del agua y corrimos hacia la tienda que quedaba libre. Después de secarnos con una de las toallas, nos tumbamos en el interior. –Dame la mano me dijo llevándola hacia su sexo. ¡Tócalo!... ¡cógelo! me susurraba al oído mientras deslizaba su dedo corazón en la humedad del mío. Largos besos con sabor a sal y caricias más profundas siguieron a esas primeras y fue mágico despertar con los primeros rayos de sol rodeada por sus brazos. 
Desde entonces, he vuelto a vivir situaciones parecidas, pero jamás he vuelto a oír el canto misterioso de una sirena. 
Safe Creative #0902162572084

13 comentarios:

vaneSa dijo...

Me sumergi en ese magico encuentro ardillita precioso relato exquisita convinacion la luna el agua y ese canto de sirena eterno inolvidable ...un beso grande

Anónimo dijo...

A los buenos días:
Ejke nada como el aire libre, estoy segura que allí lo que dice el dicho: "con el agua y la luna hasta los cantos rodados saben a fruta madura" se hace realidad., ahora ya en ambiente cotidiano, la cosa no toma ese encanto.
Muy buen relato felicidades, mancantao.
Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos.
Shi.

SILVIA dijo...

Que lindo ardillita¡¡¡
me encanto el relato, tan magico, como las sirenas, me fascinan los cuentos donde ellas son protagonistas¡¡¡
otra vez mas, sorprendiendome mujer¡¡
besitos y buena semana

Lujo dijo...

Hola Ardilla!!

Un relato lleno de magia para la noche de San Juan y una sirena muy cerca.

Has conseguido fabricar un relato mágico y con mucho duende...Como de costumbre, estoy impresionada.

Un abrazo

Gloria dijo...

jajajjaja Ardilla, me has puesto colorada ¡¡¡¡¡ ( estoy mayor para estos relatos y mejor dormir estos sentimientos olvidados)
Me ha gustado le mezcla del agua y ese nerviosismo de timidez enmascarada.... oye , ¿ donde dices que esta esa playa .... tengo que planear las vacaciones y..... jajajaja
Besos, fuertes y con achuchon incluido.

fran dijo...

la magia del primer amor, el morbo de lo prohibido magnifico relato ardillita un abrazo

SHEREZADE dijo...

¡¡PERO ARDI!!ME HAS DEJADO IMPRESIONADA CON ESTE RELATO TAN MAGICO,POR ESO ERA LA NOCHE DE SAN JUAN¡¡QUE BONITO ES EL PRIMER AMOR!
BDESOS ARDI.
SHERE.

Aire de Alhena dijo...

Ardilla, un texto mágico en una mágica noche.Me ha encantado todo, el argumento y tú manera de exponerlo.
Un abrazo y feliz semana.

Ardilla Roja dijo...

VaneSa, Shi, Silvia, Lujo, Gloria, Fran, SHEREZADE, Aire de Alhena... agradezco mucho vuestro paso por aquí y vuestros comentarios. Me estimulan siempre.

Muasess a repartir

Pepe dijo...

Precioso e intimista relato, aunque haya tenido lugar rodeada de un montón de amigos y salpicada de agua de mar.
La complicidad de la luna, la cercanía de la persona que te cautivó, el misterioso canto de la sirena, todo contribuyó a una noche mágica. Si hubiera sido en primavera y en el campo, seguramente hubieras sentido mariposas en el estómago.
Un abrazo.
Pepe.

Irlanda dijo...

Como me gustaría tener un recuerdo tan bonito, eres una privilegiada...oir el canto de las sirenas...
Petonets amiga

Ardilla Roja dijo...

Pepe, creo que es la primera vez que te veo. Gracias por tu comentario y bienvenido. :)

Irlanda, gracias guapa, pero mis relatos sólo son medias verdades. Hay mucha parte de romanticismo intentado.
Gracias por tu comentario :)

Perlita dijo...

Chica...como he estado ocupada, me estoy mirando varias entradas de un tirón.
Vengo de los vibradores de segunda.xxxx, y me encuentro con esto, calentito calentito...

No sé si seguir leyendo o asaltar a mi media costilla, ayyyyyyyy

Salvar los bosques, es salvar el clima

Combate la deforestación. Ayuda a Greenpeace

Home (Casa) - una película de Yann Arthus-Bertrand

Aprovechando la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio del 2009 se estrenó el largometraje documental “Home”, una producción que se filmó durante año y medio en 54 países, y que muestra imágenes aéreas de la degradación de la Tierra a causa de la actuación humana sobre el planeta.

Pincha la imagen para ver el vídeo

Planeta Tierra, Siempre

Tal vez ya lo conozcas, pero si no, emplea unos minutos en ver esta maravilla de video, de The Secret Tv. Tendrás la sensación de volar y entenderás por qué es posible que seres de otros mundos visiten nuestro planeta. ¿Acaso no es el mejor sitio para vivir?


Indígenas Aislados

Vídeo narrado por Ana Belén y Oscar Jaenada.

Si quieres apoyar a los pueblos indígenas, colaborar, o ayudarles de algún modo a mantener sus territorios, entra en: Survival International